Britney Jean Spears nació el 2 de diciembre de 1981 en McComb, Mississippi, Estados Unidos. Ella es la cantante que ayudó a desencadenar el fenómeno del pop adolescente a fines de la década de los años 90 y luego soportó un intenso escrutinio público por su tumultuosa vida personal.

Creció en un pueblo de Louisiana y comenzó a cantar y bailar a los dos años, pronto comenzó a competir en concursos de talentos. A los ocho años, hizo una audición para el programa de televisión de Disney, The Mickey Mouse Club, pero se la consideró demasiado joven para el programa. Sin embargo, los productores impresionados la animaron a conseguir un agente en la ciudad de Nueva York, y comenzó a pasar sus veranos allí, asistiendo a la Escuela de Artes Escénicas Profesionales.

Durante este período, comenzó a hacer comerciales de televisión y en 1991 apareció en Ruthless, una obra de teatro fuera de Broadway. A los 11 años, finalmente se convirtió en miembro del elenco de The Mickey Mouse Club, uniéndose a un grupo de futuras estrellas del pop como Justin Timberlake y Christina Aguilera.

La subida al estrellato

Después de la cancelación del programa en 1993, Spears regresó a casa, pero con muchas ganas por reanudar su carrera. A los 15 años hizo una cinta de demostración que le valió un contrato de desarrollo con Jive Records. Dos años después, lanzó su primer sencillo, «… Baby One More Time». La canción pronto se convirtió en tema de controversia, tanto por su letra (“Hit me baby one more time”) como por su video, en el que Spears aparecía como una colegiala provocativa.

La atención, sin embargo, solo ayudó a la canción y cuando el álbum “… Baby One More Time” fue lanzado en 1999, rápidamente alcanzó el número uno en las listas y eventualmente vendió más de 10 millones de copias en los Estados Unidos. En 2000 lanzó su segundo álbum, Oops!… I Did It Again, del cual se vendieron 1.3 millones de copias solo en su primera semana de lanzamiento.

En 2001 firmó un contrato multimillonario para ser portavoz de Pepsi y lanzó su tercer álbum, Britney, que vendió más de cuatro millones de copias en Estados Unidos. Su siguiente álbum, In the Zone, lanzado en 2003, vendió casi tres millones, gracias al exitoso sencillo «Toxic».

Los álbumes de estudio posteriores de Spears sufrieron una disminución en las ventas, pero siguieron siendo importantes en la industria de la música pop. Blackout, de 2007 y con infusión electrónica, la encontró en un estado de ánimo autorreflexivo; Circus, de 2008, presentó su primer sencillo número uno de Billboard, «Womanizer»; Femme Fatale, de 2011, fue su propuesta de baile más dinámica hasta la fecha.

Posteriormente, Britney Jean, su álbum de 2013, fue caracterizada por ser muy personal, pero fue criticada por oscurecer su voz con efectos sintetizados, sin embargo, Glory, su noveno álbum de estudio lanzado en 2016, fue considerado un regreso a la forma básica de la cantante.

Otras especialidades de Spears

Britney Spears también incursionó en la actuación, haciendo su debut en la pantalla grande en 2002 con el papel principal en la película Crossroads. En 2012 apareció como jueza en la competencia televisiva de talentos The X Factor.

Ya en 2013, ella comenzó un programa de residencia titulado “Britney: Piece of Me” en Planet Hollywood en Las Vegas. Esa residencia terminó a fines de 2017 y se embarcó en una gira mundial el verano siguiente. En 2019, Spears anunció que estaba tomando una «pausa laboral indefinida».

Controversias sobre su vida privada

Spears a menudo se encontraba en el centro de atención y no por su música, sino por los eventos de su vida personal, sobre todo su tumultuoso matrimonio (2004-2007) con el bailarín Kevin Federline.

Su comportamiento errático durante este tiempo, en el que llegó a afeitarse la cabeza y fue hospitalizada en varias oportunidades, la puso bajo una tutela ordenada por la corte en 2008. Su padre fue nombrado como su único tutor. Las preocupaciones sobre este arreglo legal hicieron que los fanáticos comenzaran la campaña en línea #FreeBritney.

Sobre el mismo tema, se lanzó “Framing Britney Spears”, un documental de televisión sobre la tutela que cobró fuerza en 2021. Para muchos, Spears llegó a personificar el crecimiento endémico en la fascinación del público por las celebridades, dirigido a por los paparazzi y el periodismo sensacionalista, mismo que es alimentado por el chisme y el escándalo.

Última modificación: junio 2, 2021

Autor

Comentarios

Escribe una respuesta o comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.